31 DE MAYO: DÍA MUNDIAL SIN TABACO

Martes, 31 Mayo 2022 05:22
Luna Manso Cobos

 

 

50.000 personas fallecieron en España el año pasado por causa del tabaco, cifras muy PARECIDAS a las muertes provocadas por COVID-19.

El tabaquismo es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria.

 

Hoy 31 de mayo , la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados mundiales celebran el Día Mundial Sin Tabaco, con el objetivo de informar y concienciar sobre los efectos nocivos y letales derivados de su consumo y de la exposición pasiva al humo. Aunque los cigarrillos electrónicos no contienen tabaco,  la mayoría contienen nicotina, propilenglicol, formaldehídos… debido a esto, la FDA los considera igualmente perjudiciales para la salud.

 

Dejar de fumar puede resultar difícil, más aún con el estrés social y económico añadido que ha traído la pandemia. A continuación te dejamos “tan sólo” 20 razones para dejar este hábito:

  • El tabaco causa en el mundo 8 millones de muertes cada año.
  • En promedio, los fumadores pierden al menos 10 años de su vida.
  • En España mueren cada año unas 3000 personas por causa del tabaquismo pasivo
  • El tabaco causa más de 20 tipos de cáncer.
  • El riesgo de padecer cáncer oral es 4 veces superior en fumadores y en el caso del cáncer de pulmón, lo es 22 veces.
  • Fumar disminuye las capacidades olfativas y de percepción de los sabores, especialmente para los salados, por lo que puede aumentar la tensión arterial al abusar de la sal. 
  • A nivel oral, el tabaco provoca una disminución de la secreción salivar lo que se traduce en una mayor presencia de caries en las raíces dentales. Además, el efecto vasoconstrictor de la nicotina impide una correcta vascularización y cicatrización en zonas donde se ha realizado por ej. una extracción dental o se ha colocado un implante. La piorrea y gingivitis quedan enmascaradas en los fumadores por este efecto vasoconstrictor de la nicotina. El fumador no sangra y apenas tiene inflamación de las encías, a pesar de estar enfermas. Al no existir esta “señal de alarma” se suele retrasar el diagnóstico y, por lo tanto, la puesta en marcha del tratamiento.
  • Los fumadores tienen más probabilidades de perder la visión y la audición, son más propensos que los no fumadores a sufrir una degeneración macular, cataratas y glaucoma.
  • El riesgo de padecer diabetes es más alto en fumadores.
  • El tabaco es un factor de riesgo de demencia y de otros trastornos cognitivos de la función mental. Según las estimaciones, el 14% de los casos de enfermedad de Alzheimer registrados en el mundo se atribuyen al tabaquismo.
  • El tabaco aumenta las posibilidades de causar infertilidad y disfunción eréctil ya que reduce el número y la motilidad de espermatozoides y afecta también a su morfología.
  • La menopausia llega de 1 a 4 años antes a las mujeres fumadoras debido a una reducción en la producción de óvulos
  • Las embarazadas que fuman o están expuestas al humo de tabaco ajeno tienen más riesgo de sufrir un aborto, parto prematuro o dar a luz a bebés con bajo peso.
  • Los hijos de fumadores tienen mayor probabilidad de padecer asma y otros trastornos respiratorios crónicos.
  • El tabaco provoca arrugas en la piel debido a la destrucción de las proteínas que le dan elasticidad, a la depleción de la vitamina A y a la reducción del riego sanguíneo.
  • Fumar aumenta el riesgo de padecer psoriasis, una enfermedad inflamatoria y no contagiosa de la piel que se manifiesta en forma de manchas rojizas, pruriginosas y exudativas que afectan a todo el cuerpo.
  • Los fumadores son más propensos a perder densidad ósea y a sufrir fracturas.
  • El consumo de tabaco supone una carga para la economía mundial. Se estima que los costos sanitarios para el tratamiento de las enfermedades causadas por el tabaco y la pérdida de capital humano por las afecciones y las muertes atribuibles al tabaco ascienden a 1,4 billones de dólares cada año.
  • La deforestación para el cultivo de tabaco tiene muchas consecuencias ambientales graves, entre ellas la pérdida de biodiversidad, la erosión y degradación del suelo, la contaminación del agua y el aumento del dióxido de carbono atmosférico.
  • El cultivo de tabaco suele entrañar un uso considerable de sustancias químicas, tales como plaguicidas, fertilizantes y reguladores del crecimiento. Estas sustancias pueden afectar a las fuentes de agua potable debido a la escorrentía de las zonas de cultivo de tabaco. Además, las colillas de cigarrillos son uno de los residuos más comunes en todo el mundo y la basura que más se recoge en playas, ríos y lagos. En estas colillas se han identificado sustancias peligrosas como arsénico, plomo, nicotina y formaldehído… que se filtran a los medios acuáticos y al suelo.

 

Por todas estas razones y muchas más, la Clínica dental Manso Cobos apuesta por un modelo de vida saludable y os anima a dejar de fumar.

 

Visto 172 veces

Artículos relacionados (por etiqueta)

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.