Martes, 07 Noviembre 2017 06:41

Alzheimer y Salud Oral

 

La Enfermedad de Alzheimer (EA) tiene su origen en  1) El acúmulo anómalo de depósitos de proteínas denominados Placas Amiloides sobre las neuronas impidiendo su normal funcionamiento y 2) Excesiva actividad de las células de defensa del cerebro (células de la microglía)

 

1) Un cerebro sano produce amiloide como respuesta a una agresión ( infección, traumatismo, estrés…) Una vez la agresión ha desaparecido, cesa la producción. Pero si la agresión se mantiene en el tiempo, este amiloide comenzará a organizarse en placas que se depositarán en la superficie neuronal impidiendo su funcionamiento.

2) La excesiva actividad de las células de defensa del cerebro (células de la microglía) conduce a un daño neuronal. Esta actividad se puede desencadenar igualmente como respuesta a la agresión mantenida.

 csm 150922 Neuron mit Amyloid plaques Fotolia 89244067 M 285d6e2a36

 Placa amiloide rodeando a una neurona

 

Un ejemplom de agresión mantenida en el tiempo es la Enfermedad Periodontal ( o piorrea) enfermedad crónica  en la que las bacterias son capaces de llegar a través del torrente sanguíneo hasta el cerebro , una vez aquí inducirán a)  Producir amiloide y b) activar  a las células de la microglía.

Diversos estudios han demostrado que el mantenimiento de una buena salud oral:

1. Previene del desarrollo de EA.

2. Ralentizará la evolución en aquellos casos en los que ya esté instaurada la EA

Somos conscientes de que este mantenimiento puede ser muy complicado sobre todo en estadíos muy avanzados de la EA (  El enfermo olvida cepillarse, no sabe cómo hacerlo, sus habilidades motoras son escasas…) Por ello :

 

Sanitarios y cuidadores debemos esforzarnos en  proporcionar asistencia dental regular  a estos pacientes , comenzando  desde el instante en que se diagnostica la EA

 

Publicado en Salud
Viernes, 29 Septiembre 2017 22:06

Salud Oral y ACV (Accidentes Cerebrovasculares)

 

Desde 1989 se conoce la asociación entre la Enfermedad Periodontal (o piorrea) y el Ictus. Como apunta Miguel Carasol, director del comité científico de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), " actualmente se sabe que las personas con periodontitis tienen 1,6 veces más riesgo de sufrir un ictus que las personas sanas periodontalmente. 

 

ictus. xoptimizadax 490x578

 

¿Cómo es posible que puedan relacionarse dos grupos de enfermedades aparentemente tan dispares?

 

Carasol explica que cuando sufrimos por ejemplo un trauma en una rodilla ,se provoca una reacción inflamatoria aguda y local. Del mismo modo ocurre con la piorrea, donde se crea un estado inflamatorio como consecuencia de la agresión bacteriana y de las defensas del paciente. 

 

Esta inflamación no sólo se limita a la encía, sino que tanto bacterias como productos  inflamatorios pueden circular por el resto del organismo a través de la sangre contribuyendo a la formación de placas de ateroma en las arterias, que obstruyen la circulación y provocan los ictus isquémicos.

 

Además del ictus isquémico, existe el ictus hemorrágico. En este caso, un grupo japonés y estadounidense de investigadores  ha comprobado la relación de este tipo de ACV (accidente cerebrovascular) con la presencia de la bacteria oral Streptococcus mutans CNM positivo

 

Los ictus hemorrágicos de producen por la ruptura de los vasos sanguíneos cerebrales. Según estos investigadores,  S. mutans tiene tendencia a unirse a vasos sanguíneos  del organismo que se encuentran debilitados por la edad y la hipertensión arterial. Si esta unión tiene lugar en un vaso cerebral, podría originarse dicha hemorragia (ictus hemorrágico)

 

Por tanto, podemos concluir que: 

Cuidar nuestra salud bucal no sólo beneficiará a nuestros dientes sino también a nuestro cerebro

Publicado en Salud

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.